Imprimir
Visto: 6629

Una Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha declarado ajustado a derecho el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) promovido por el Hércules, dentro del Concurso de Acreedores, y que afectaba, además de a otros empleados del club, a 3 futbolistas, concretamente a Francisco Joaquín Pérez Rufete, Joseba del Olmo y Cristian Hidalgo a quienes se les extinguieron sus contratos.

El Tribunal entiende que, al igual que sucede con cualquier empresa, si se acreditan las pérdidas económicas o previstas, o la disminuación persistente de los ingresos, y con ello se asegura la viabilidad económica de la Entidad es viable la fórmula de acudir al ERE o al despido objetivo por causas económicas.

Este es uno de los aspectos más destacados y discutidos de la reforma laboral. Con él se facilita el despido por causas económicas, y se concreta cuándo una empresa puede utilizar esta institución para despedir por causas económicas.

¿Cuándo se entiende que existen causas económicas?

Se entiende que existen causas económicas cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, como la existencia de pérdidas actuales o previstas o la disminución persistente de su nivel de ingresos o ventas, entendiendo por 'persistente' si se produce durante tres trimestres consecutivos.

De esta forma, cualquier empresa, que sufra durante tres trimestres consecutivos una disminución de las ventas o de los ingresos, aún sin que hubiese llegado a tener pérdidas, puede utilizar esta fórmula para, por esta vía, reestructurar la plantilla, y despedir por causas económicas.

Así lo hizo el Hercules CF

En el caso juzgado, el Hércules CF acreditó unas pérdidas de entre 27 y 34 millones de euros en los últimos ejercicios, habiendo pasado los ingresos de los 25,9 millones de euros de la temporada 2010/11, en la que militó en Primera División, a una previsión de 10,98 millones para la campaña 2011/12, en la que bajó a Segunda División, por lo que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana dió por válido el ERE.

La indemnización para los jugadores.

La indemnización que abrán de percibir los citados jugadores por el despido es la prevista por el Estatuto de los Trabajadores para estos casos, es decir, 20 días por año trabajado, con un tope de 12 mensualidades.

Extensible a otras Entidades y Sociedades Anónimas Deportivas con problemas económicos y en situación de Concurso de Acreedores.

Muy posiblemente esta fórmula para restructurar plantilla será seguida por otras muchas entidades deportivas que se encuentran en situaciones similares, y que todas las temporadas tienen serios problemas para ajustar sus plantillas, con jugadores con fichas que no son asumibles económicamente.